Artículo Revista CSR (DANY)

Podemos no estar seguros de muchas cosas y podemos estar en desacuerdo de muchas otras sin embargo, sin embargo, si de algo estoy segura es que todos somos un equipo y todos tenemos compartimos una misma casa: el planeta.  La sostenibilidad y la conservación del medio ambiente son desafíos que nos competen a todos, y es crucial que trabajamos juntos para enfrentar estos retos.

Las empresas en particular, desempeñan un rol fundamental en este esfuerzo colectivo. Con su capacidad para innovar, producir y distribuir a gran escala, tienen el alcance de influir significativamente en el consumo y las prácticas industriales.

Pero, ¿qué está ocurriendo? A medida que la población crece, utilizamos más recursos, y muchos de estos ya son escasos. De acuerdo a WWF, en verano de ese año, habremos superado la capacidad de carga de la tierra, lo que significa que la demanda de recursos y servicios ecológicos de la humanidad en un año concreto supera lo que la Tierra puede regenerar en ese año.

Y claro, aunque todos podemos aportar separando nuestra basura, llevando a reciclar, bañándonos en 5 minutos, son las empresas que tienen un gran rol y que también tienen el poder de marcar la diferencia. Desde mi perspectiva, las empresas fungen como modelos a seguir y por ello, es de suma relevancia que éstas sigan buenas prácticas y que se comprometan con el medio ambiente.

En la actualidad, las empresas tienen un poder y una influencia sin precedentes en el ámbito global, desempeñando un papel crucial en la economía, la sociedad y, de manera crucial, en el medio ambiente. La capacidad de las empresas para innovar, producir y distribuir bienes y servicios a gran escala les otorga una posición dominante para moldear comportamientos de consumo y prácticas industriales.

Las empresas pueden impulsar prácticas sostenibles y liderar la transición hacia una economía verde, implementando tecnologías limpias y promoviendo el consumo responsable. En este contexto, es imperativo que las empresas asuman una responsabilidad activa y ética, adoptando políticas ambientales robustas y transparentes que minimicen su huella ecológica y promuevan la conservación de los recursos naturales para las generaciones futuras.

¿Y por donde empezar? Desde buscar que su materia prima provenga de fuentes responsables, buscar hacer productos amigables con el medio ambiente, implementar políticas para fomentar el conocimiento y la conciencia ambiental entre sus los colaboradores.

Certificaciones como FSC (Forest Stewardship Council) y evaluaciones de sostenibilidad como EcoVadis son herramientas cruciales que pueden guiar a las empresas en este camino, asegurando que sus materias primas provengan de fuentes responsables y que sus prácticas empresariales sean evaluadas y monitoreadas continuamente.

La lucha por la sostenibilidad es un esfuerzo colectivo en el que todos debemos de participar. Sin embargo, las empresas tienen una oportunidad única de liderar este cambio. Mediante la implementación de prácticas sostenibles, la búsqueda de certificaciones responsables, y el compromiso con la transparencia, las empresas pueden no solo reducir su impacto ambiental, sino también ser de inspiración a otros a hacer lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *